¿Será el fervor revolucionario aplacado por la distensión entre Cuba y los Estados Unidos?

IMG_20160306_125414

“Esa conciencia está impregnada en nuestro internacionalismo, y está enla esencia de nuestras políticas de solidaridad internacional. No cambiará por el solo hecho de que establezcamos una relación normal con los Estados Unidos o con cualquier otro gobierno”, dice a MintPress News René González, de los Cinco.

Por Ramona Wadi  @walzerscent 22 de febrero de 2016.

Habana, Cuba- El anuncio de diciembre de 2014 de que Cuba y los Estados Unidos podrían normalizar sus relaciones fue recibido tanto con entusiasmo como sospecha. Las negociaciones diplomáticas que llevaron a la liberación de los tres miembros restantes de los Cinco presos en los Estados Unidos, a cambio del contratista de la USAID Alan Gross y un espía sin identificar, también proveyeron los fundamentos sobre los cuales ambos países acordaron embarcarse en una nueva serie de discusiones diplomáticas.

Siguiendo una revisión por el Departamento de Estado en abril de 2015, Cuba fue borrada de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo –un esquema concebido por los Estados Unidos contra Cuba debido al apoyo de la isla a la resistencia revolucionaria en Sudamérica y África. Irán, Sudan y Siria permanecen en la lista.

En agosto de 2015 los Estados Unidos abrieron una embajada en La Habana, poniendo fin a la ruptura diplomática histórica que escaló acciones cubiertas y encubiertas contra Cuba, que incluyó cerca de 630 planes para asesinar al anterior líder cubano Fidel Castro. En su discurso durante la ceremonia de izamiento de la bandera en la embajada, el Secretario de Estado John Kerry aludió a la perpetua retórica de “transición democrática” en Cuba, apuntando que “el futuro de los cubanos es algo que ellos deben de modelar”, y continuó:

            “Pero los líderes en La Habana –y el pueblo cubano- deberían también de saber que los Estados Unidos siempre permanecerá como un campeón de los principios democráticos y las reformas. Como otros gobiernos dentro y fuera de este hemisferio, continuaremos urgiendo al gobierno cubano a que cumpla con sus obligaciones bajo los convenios de derechos humanos de la ONU y el sistema interamericano –obligaciones compartidas por los Estados Unidos y todas las otras naciones de las Américas”.

Continúa leyendo ¿Será el fervor revolucionario aplacado por la distensión entre Cuba y los Estados Unidos?