El Presidente en su laberinto:

Obama

Un reportaje de Reuters da cuenta del proceso que habría llevado a los eventos del 17 de diciembre pasado, cuyo impacto en las relaciones Cuba-Estados Unidos es imposible pronosticar. Armado con información fragmentaria, de varias fuentes, es probablemente una aproximación parcial a una parte de una historia mucho más rica y compleja, contada mayormente por una de las partes y matizada por las inferencias de los autores.

Tiene probablemente la virtud de ser el primer intento de abordar el proceso, al menos en lo referido a las opciones y tribulaciones de la administración norteamericana. Es de esperar que muchos otros intentos vayan ayudando a armar este rompecabezas, que con toda certeza haría un buen guión cinematográfico.

Es por esa cualidad que lo ofrecemos a los lectores, aún cuando es sólo parte -probablemente en algún grado infiel- de una más grande historia.

Continúa leyendo El Presidente en su laberinto:

Crónica de una parodia anunciada (1)

justicia-medio-ciega1

27 de noviembre de 2000.

Primer día del juicio. Comienza la parte visible que sigue a los dos años de actividad “underground” en que el proceso ha avanzado un buen trecho lejos del escrutinio público.

Se discute el calendario. El trabajo será de lunes a viernes entre las 8:30 y la 1:30 pm. Vacaciones entre el 20 de diciembre y el 2 de enero de 2001.

Los fiscales aducen que les tomará un mes la presentación de su caso. La defensa calcula en 15 días su refutación. Todos satisfechos de que el juicio dure hasta finales de febrero antes de que comience la selección del jurado.

El primer grupo de potenciales jurados llega a las 9:45. Todos de pie. La solemnidad hasta el detalle a falta de esencia. Una explicación de lo que harán como jurados por parte de la jueza antes de comenzar el interrogatorio o “voirdire” –decir la verdad- en que se busca encontrar razones que les impidan servir de jurados: Problemas personales, obligaciones, vínculos con alguna de las partes, entre otras razones.

Llama la atención la cantidad de personas que tienen vínculos con Hermanos al Rescate. Otra cosa interesante es que más de la mitad ha sido víctima de delitos. Cada uno responde a un cuestionario personal. Van siendo excusados los que por sus respuestas no se consideran aptos para servir en el panel. A los que quedan se les instruye a no leer noticias del caso, ni comentar con nadie sobre el mismo aunque sea su conyugue o familiar cercano. Algo así como instalarse en la luna, pero en Miami. Continúa leyendo Crónica de una parodia anunciada (1)