Una “Ugly American” descubre a Cuba. (O un “reportaje educacional”):

Ugly

Marvila, la mujer maravilla,  concede a los cubanos la gracia de visitar su cayito. Le acompañan los tres vejigitos que engendró con su cónyuge isleño. Con su indumentaria color barras y estrellas se encarama en un avión para enfrentar resueltamente una “gira de propaganda” castrista. No han despegado de Miami y ya tiene que blandir su “American” látigo para llamar a capítulo a las aeromozas. Restablecido el orden se dispone a poner sus suaves juanetes en el suelo de Cuba, que responde bendecido por  cada pisada de  la American Superwoman.

Mala la idea de visitar a un país -comunista, por más señas- y parecerse a la Estatua de la Libertad. Su presencia concita la movilización de las hordas ñángaras. En este teatro de operaciones el desplazamiento es a veces a saltos, a veces a gatas, otras a rastras.

Continúa leyendo Una “Ugly American” descubre a Cuba. (O un “reportaje educacional”):